RSS Feed

Tag Archives: Anillo

La última noche

Posted on

Imagen

En ese instante, todo se le pasó por la cabeza. El ruido la enceguecía, no entendía lo que estaba pasando.

La noche que había tenido parecía lejana e irreal.

Recordó cómo se había arreglado unas horas antes. Con gran cuidado había elegido lo que se pondría para esa ocasión tan especial, se había peinado y maquillado mirando la nueva mujer que estaba frente al espejo del tocador de su abuela, sus ojos no eran los mismos de antes, se había descubierto un extraño resplandor en la mirada. “Creo que amo a ese hombre, sin duda alguna” pensó y esbozó una sonrisa al percatarse de su aparente contradicción

“El amor no sigue lógica alguna ni tiene razón” lo había escuchado decirle al oído un día entre copas y cada vez estaba más segura de eso, sólo lo dudaba cuando se perdía en el café de sus ojos que la tenía desvelada hacía noches.

Fueron a un restaurante de esos en los que ponen candelabros con velitas blancas que al iluminar dan una atmósfera amarillenta y acogedora. Un lugar donde los meseros vestían como pingüinos y caminaban con una elegancia que parecía mágica, parecían elevarse todos al tiempo y bailar mientras servían champaña o vinos espumosos. Había un guitarrista en el fondo que suavemente ambientaba con sus sensuales notas el lugar.

Ella nunca había estado en un lugar así, y menos con una compañía tan hermosa, se le aguaron los ojos al entrar y al mirarlo mientras la miraba rebosante de alegría.

La cena fue mágica. No sólo por el lugar y ese ambiente, sino por la compañía y la conexión que había entre ambos. Se habían conocido hacía dos años, y todo había transcurrido como cualquiera había deseado, era la relación más bonita, todo lo que había esperado por un hombre como él había valido la pena, todo cobró sentido al verlo pararse entre el plato principal y el postre, con la copa en la mano intentando no derramar el vino mientras sacaba de su chaqueta una cajita de terciopelo roja con  un anillo……..

“¿Te quieres casar conmigo?”

No lo había dudado ni un segundo, entre lágrimas y entre el aplauso de los demás comensales habían sellado todo con un beso. Sabía que desde ese momento todo cambiaría.

Y si que tenía razón. Iban en el carro felices, riendo y planeando todo para la boda, la fecha, el lugar, no lo podían creer. Estaba oscura la noche y de repente una luz blanca los cegó. Gritaron y él perdió el control del carro, se tomaron de las manos y ahora sentía que estaba en un lugar lejano, lentamente dejaba de sentir latir su corazón…….. “Te amo” susurró.

Lo último que escuchó fue el caer del anillo en el suelo y la ambulancia que se aproximaba.