RSS Feed

Tag Archives: Love

Celos

Celos.

Ce-los.

Una palabra amarga, pero no puedo evitar pensar en ella, en las peores dos sílabas que jamás se han unido para intentar armonizarse. Pero algo así jamás será armonía, así como tu y yo no lo somos ¿Son los celos expresión de amor? Son los celos el indicio que me dice que me estoy empezando a enamorar.

Suena duro, suena fuerte y revelador. Hace menos de un mes suspiraba por otro, pero así es la vida. Uno no se da ni cuenta, cuando de repente comienza a sonreír con las palabras de alguien. Cuando comienza a imaginar su presencia en las más oscuras de las horas y en los más claros de los días, cuando las palabras que cruzan comienzan a suscitar un latidito en el corazón, haciendo que aparezca una sonrisa y que ruegue para que las palabras nunca dejen de salir, que la conexión perdure.

Celos  porque quiero que esa mirada me mire a mi. Quiero ver esos ojos enamorados, quiero ver la cara que pones cuando ves que te hablo, quiero escucharte hablar, sentir tu abrazo protector y ser una extensión de tu cuerpo, especialmente en estas noches de frío y soledad. Quiero tenerte, te quiero querer y quiero que me quieras. Aquí, a mi lado, o allá, a tu lado. Me es indiferente dónde, el todo es poder suspirar por esa sonrisa, y que te des cuenta que me estoy empezando a enamorar. Compartir un café, bailar bajo la lluvia, beber el más dulce de los vinos, mirar en silencio la luna, caminar tomados de la mano escuchando nuestros pasos, mirarte con complicidad, saber que estás conmigo y no te vas de mi lado. No sentir más celos ni amargura por no tenerte, saber que por fin me he enamorado del hombre que es.

Dosis de romanticismo

Posted on

Imagen

Eso es lo que me molesta. El hecho de tenerlo tan cerca pero a la vez tan lejos, de tenerlo siempre y perderlo en un instante fugaz como consecuencia de la cobardía sin piedad que se apodera de mí cuando usted aparece, intento hacerme la loca bajando la mirada mientras mi corazón late más fuerte amenazando con salir, mis manos sudan y mi cara palidece, al tiempo que levemente aparece una mueca que intenta ser una sonrisa pero parece más un gesto de dolor. Así lo  pierdo a usted, quien cada vez con más descaro se va alejando lentamente de mi, sin siquiera darse cuenta de mis ojos inquisidores en su espalda, de mi caminar apresurado intentando alcanzar aunque sea un leve halo de su aliento o de su olor. Me toca acostumbrarme a tenerlo, pero de lejos. A contentarme con mirar su mirada mirando otros ojos, sin saber si algún día usted soñó conmigo, sin saber si algún día pensó en mi, sin saber si algún día sintió lo que yo siento, sin saberlo mío, sin saberlo cerca.

Que yo me enamoro fácil, quiero fácil, amo fácil. Pero para olvidar cosas bonitas me queda difícil. Me queda difícil olvidarlo, olvidar esa boca hablante de la que salen sonrisas y palabras ambivalentes, esa boca con la que tantas veces soñé y que sólo tocó mi mejilla mientras por dentro el fuego se encendía sin piedad. Que yo me río sola y hago estupideces cuando me enamoro, pero usted señor es un capricho que se me está saliendo de las manos y ya no sé como controlar este torrente que amenaza con irrumpir con el mismo ímpetu con el que usted llegó a mi vida.

Midnight in Paris

Posted on

*Esta no es una crítica de cine, es sólo una opinión personal.

Hoy me vi esta maravillosa película. Ya sé, soy una tonta por no habérmela visto antes, pero no había tenido tiempo. Desde ahora, entra en la lista de mis películas favoritas. Maravillosa. Algunos aficionados al director dirán: Pues obvio, de la mezcla de París y Woody Allen no podría resultar algo malo. Si, muero por ir a París y por las películas sobre la ciudad del amor, de la luz y todos esos adjetivos que la embellecen, pero la fascinación por esta película va más allá de eso. Son sus diálogos, tan profundos, con un sentido tan bello, tan importante, diálogos tan dolorosos y desgarradores, frases tan sabias, tan melancólicas, otras que dejan al espectador pensando…..con una recopilación de frases y diálogos se podría hacer un libro mravilloso. Cada detalle hace de la película una hermosura, quedé extasiada por esta obra del séptimo arte.

La película fluye de forma natural, los actores parecen viviendo una vida real, nada se ve forzado, los actores van llegando, van apareciendo y se van esfumando, así que para mi fue fácil creer que si voy a París, puedo encontrarme en una medianoche a Picasso. Me encantó la iluminación, esas luces que van adornando la ciudad y los lugares por los que se mueven los personajes, pero me gustó mucho más el vestuario de los actores puesto que fue muy cuidado en la producción, se ve la elegancia y lo característico de las diversas épocas, gracias a este, como espectadora me sentí transportada a la belleza de tiempos lejanos a la realidad. Hermosas las siluetas, las lentejuelas, los cortes, los accesorios, los peinados, la decoración de los ambientes.